¿Cómo calcular los costos variables?

Compartir
08 de junio de 2018

Dentro de los costos que se asocian a una operación comercial, se pueden identificar dos categorías claras: los costos variables y fijos. Los primeros siempre se determinarán como una cifra que debe calcularse teniendo en cuenta las fluctuaciones que ocurren en la producción.

Para calcularlos primero se debe esclarecer cuál es el nivel de costos, independiente de que correspondan a fijos o cuánto sumen como variables.

Lo siguiente es determinar los costos variables a lo largo de un determinado periodo de tiempo. Para hacerte una idea: analiza una operación simple que presente tres costos variables: embalaje, materias primas y envío. A eso agrega el costo del salario de planta, el resultado de la suma te hará ver los costos variables totales.

Ya con ese resultado viene la tercera operación, que es dividir el total de los costos variables por el volumen de producción. Esa operación te dará como resultado el costo variable por unidad producida.

Costos fijos

Dentro de los costos fijos se consideran todos aquellos costos que se deben pagar sí o sí, independiente del nivel de producción que se alcance dentro de un negocio o emprendimiento.

Dentro de los ítems que usualmente se cuentan están el arriendo de oficinas o locales, o el dividendo asociado a oficinas o locales, el sueldo del personal, el pago de las cuentas de servicios básicos, la telefonía y el Internet, los gastos asociados a mantención de oficina, los gastos asociados a administración y ventas, el pago de seguros asociados y el pago de obligaciones financieras.

Para sobrellevar mejor el orden de este tipo de cosas, muchas compañías se apoyan en recursos tecnológicos como los softwares de gestión de recursos empresariales, como el que Manager Software dispone en su catálogo de productos a través de Manager ERP y Flexline ERP.

Definición de costos

Para definir los costos, ya sean costos variables o fijos, usualmente se toma en cuenta el precio de la materia prima, el precio de la mano de obra directa (la planta de empleados), el precio de mano de obra indirecta (como por ejemplo un equipo contratado extra por un tiempo limitado fijo) y el costo de amortización que deriva de la maquinaria y las instalaciones que se utilizan en la producción.